lunes, 13 de octubre de 2008


LA FELICIDAD, ¿EXISTE?

Me tomo un momento, me detengo y trato de analizar aquello que da vueltas en mi cabeza. Miro por la ventana, veo el carnaval de la vida y entiendo que todo lo que nos ofrece la tierra no es suficiente para saciar nuestras ansias de felicidad. Pero, ¿qué es en realidad lo que tanto buscamos? ¿Es acaso aquello que no podemos alcanzar? En el transcurso de la vida, todo lo gozoso es efímero; pasa y dura poco. Incluso en los momentos más alegres hay algo de dolor. Por todo esto quizá la felicidad a la que aspiramos no se encuentra en este mundo ni en el corazón del ser humano. Tal vez la vida misma es un campo de batalla en el que el individuo nace, vive y muere solo en esa eterna búsqueda. Por ejemplo, siempre nos dicen que el agua tiene un inmenso coste y se debe tomar conciencia de su cuidado. Entonces, ¿porque no lo hacemos? Quizás, porque en este momento creemos que el mundo está lleno de agua y que derramar ese poco hoy, no afectara el mañana, sin darnos cuenta que todos hacemos lo mismo. En cada momento, toda persona sueña con poder de vivir la vida que desea. Y en la vida misma salimos en esa búsqueda desesperada para lograrlo.Por todo esto, si nuestro deseo de felicidad se cumpliese, todo perdería sentido, pues ya no sería algo que deseáramos y es claro que los deseos son los que nos motivan a imaginar que hay algo más allá que se puede lograr, que se puede construir, y que su cumplimiento tal vez sea lo que nos hace feliz. El deseo de felicidad es necesario para seguir hacia adelante. En estos tiempos que vivimos es importante pensar en cosas grandes, sobre todo aquellos pensamientos frescos que hacen germinar sueños y acciones concretas que recrean la vida, pero nada más. Nosotros tenemos que vivir la vida en su forma original con todas las vivencias y experiencias que tengamos que experimentar, siempre motivados sin importar si nuestros deseos se cumplen o no, sabemos que lo soñamos, sabemos que lo intentamos, y aunque la felicidad este compuesta de pequeños momentos, siempre estaremos esperando el próximo

No hay comentarios: