jueves, 5 de marzo de 2009

gotas de ilusión... (presentado a un concurso)

Mi vida quizás empiece a tener más sentido desde aquel día… Andando hacia la estación de trenes de Córdoba, vi como mi corazón cada vez latía más fuerte a medida que me acercaba hacia el lugar tan esperado y el momento más añorado por los dos… Después de tanto tiempo queriéndonos en la distancia, por fin pasó, por fin te tuve en mis brazos, y finalmente en mi vida… Mi corazón latía cada vez más fuerte y yo me fundía entre tus besos y tus caricias. Por fin éramos felices… Cuando salimos de la estación, no podía creer lo que mis ojos veían. ¿Acaso era verdad que estabas tu allí? ¿Qué no era una imaginación o un simple sueño? No. Podía tocarte, besarte, sentirte… De repente, empezó a llover y ninguno de los dos llevábamos paraguas, pero no nos importó. Éramos felices, mirándonos por fin, cerca, el uno del otro y comprobando que nos queríamos de verdad y que no eran simples idealizaciones. De repente, a medida que nos íbamos adentrando por las callejuelas de la hermosa ciudad de Córdoba, empezamos a tener cada vez más calor, más temperatura en nuestros cuerpos, y todo surgió espontáneamente… Nos quitamos lentamente la ropa y nos sentimos más unidos que nunca… Las gotas de lluvia caían en nuestros cuerpos, se evaporaban y volvían a caer, y así sucesivamente. Éramos felices, hicimos lo que queríamos hacer en aquel mágico y único momento, que, quien sabe, se volvería a repetir con la misma intensidad con la que lo estábamos viviendo… Nuestras ropas se mojaron por completo y quedamos desnudos. Yo noté como mi labios pedían los suyos, como nuestros cuerpos deseaban dejarse llevar por completo, como el brillo de sus ojos reflejaba la lluvia y sus pupilas cuales gotas de agua, limpias y transparentes me abrian la puerta a su alma... podia sentir una comunicacion especial, sin palabras, sin movimientos, tan solo una mirada... y por fin nos abandonamos al camino del placer…

No hay comentarios: