domingo, 1 de marzo de 2009

:)

Un destino, una vida, una meta y un lugar...
Camino sin rumbo fijo, el viento azota mi cabello y la lluvia se convierte en lágrimas en mi rostro. Deseo correr, deseo olvidarme de todo y volver al mundo que yo soñaba, pero que cada día se autodestruía por ver la cruda realidad. Deseo que el viento siga acariciando todo mi cuerpo y no pensar en otra cosa que sentir mi pelo como se enreda sin importarme absolutamente nada.
Mi corazón palpita suavemente, estoy relajada y sintiendome bien conmigo misma, por mi batalla contra lo que ocurre en mi vida. Sigo en pie, aún no me he desplomado. Siento como mi mente está relajada, no se estresa, estoy como me gusta estar. Necesitaba este momento, de tranquilidad...

No hay comentarios: